21 noviembre 2012

Arcimboldo, el capricho y la invención

Me ha resultado muy confortante saber que no soy la única víctima del Síndrome Arcimboldo. Muchos de mis amigos consideran sus obras inquietantes. La cuestión es que Giuseppe Arcimboldo (1530-1593) realizó sus obras con ese objeto. Desconcertar, romper las reglas de la representación clásica, entregarse a la fantasía.

No puedo estar más de acuerdo con Borghini, el tratadista del XVI, que afirma que hay dos tipos de invención artística, la que “deriva de otro”, en la que predomina el imaginario colectivo, y la que “viene del artífice mismo”, en la que prima la visión personal. El manierismo, movimiento que surgió en Italia en el segundo tercio del siglo XVI como reacción a la avasalladora sombra de maestros como Rafael o Miguel Ángel, fue fértil en ésta última categoría.

Así emergió el capricho como género artístico. Y Arcimboldo se sumergió en él. Sus alegorías, en las que encontramos series sobre las Estaciones, los Elementos, como el Fuego, o el conocido Librero, resultan de una acumulación de objetos: flores, frutos, troncos, libros, que son habituales en nuestro entorno. De ahí su aspecto inquietante. Ante ellos sentimos que los libros de nuestra biblioteca o la lechuga que tenemos en la nevera se han confabulado, transformándose en personajes con vida propia.

Estas extravagancias estuvieron muy vinculadas a determinados ambientes intelectuales, en los que la alquimia y las teorías herméticas estaban muy en boga, aportando nuevos contenidos al concepto de transformación. Siempre me ha fascinado el Palacete Zuccari, vecino a Trintà dei Monti, en Roma, cuyas ventanas se transforman en bocas de seres monstruosos, y la fauna fantástica que puebla los Jardines de Bomarzo, en Viterbo. Lo cotidiano hecho irreal, transformado. Imaginación y fantasía. Buenas opciones cuando lo real se hace insufrible. Tomemos nota.

Imagen: Agua, Serie los Elementos, Arcimboldo, 1566, Wikimedia Commons.

COMPARTIR

SUSCRÍBETE VÍA EMAIL

Lo último en Cosimo

Sígueme en facebook

Sígueme en twitter

Fetch Tweets: Sorry, that page does not exist. Code: 34

INSTAGRAM