10 julio 2012

El oscuro Piranesi

Me enfrenté por primera vez a las Carceri cuando liquidé la colección Monroy. Al encontrarlas en un portafolio olvidado cubierto de polvo, me apelaron como una manifestación directa de mi oscuro estado de ánimo. No fue casual. Dentro de la obra de Gian Battista Piranesi (1720-1778) las Carceri es la serie más personal y subjetiva.

Las Vedute romanas, a las que debe su fama, y sus evocadoras ruinas, corresponden al Piranesi arquitecto y arqueólogo, al hombre de ciencia. Por el contrario, las Carceri d’Invenzione, que se remontan a los inicios de su trayectoria de grabador (1745-1760), representan el lado oscuro del Siglo de las Luces. Porque, como afirmó Goya, el sueño de la razón produce monstruos.

Piranesi utiliza la técnica del aguafuerte. El ácido ataca las superficies marcadas sobre una placa de cobre cubierta de cera. La repetición del proceso extiende y profundiza las zonas que, tras aplicar la tinta, se imprimarán por presión sobre el papel. Así, Piranesi crea profundos contrastes entre las luces, procedentes de la lejana superficie, y las masas sumergidas en la oscuridad.

Sitúa con seguridad de ingeniero las enormes estructuras. Pero ninguna de ellas tiene sentido propio. El plano del suelo desaparece, y el espacio se puebla de puentes que no conducen a ningún lugar, de bóvedas que sólo sostienen su propio peso. Personajes vagan sin rumbo en arquitecturas que la perspectiva prolonga, infinita.

Se dice que las Carceri surgieron en un delirio febril. Aldous Huxley las consideró variaciones de un mismo símbolo, de un estado del alma. Imágenes de confusión espiritual, de ansiedad y angustia. Bellas en su oscuridad. Su recuerdo tendrá un eco intelectualizado en la obra de Escher (1898-1972), que elevará el elemento de abstracción de las Carceri hasta el paroxismo en sus arquitecturas imposibles.

A diferencia de su joven coetáneo William Blake (1757-1827), Piranesi no vislumbró visiones divinas. La fe de Piranesi era la fe del humanista. La búsqueda arqueológica y estética de la antigüedad romana fue su camino de redención. Nunca volvería a las Carceri.

Imagen: Carceri, Piranesi, Wikimedia Commons

COMPARTIR

SUSCRÍBETE VÍA EMAIL

Lo último en Cosimo

Sígueme en facebook

Sígueme en twitter

Fetch Tweets: Sorry, that page does not exist. Code: 34

INSTAGRAM