Pumpkin, Yayoi Kusama, Art Basel Hong Kong, 2013

22 febrero 2014

El coleccionista, criatura voraz

Los coleccionistas de arte actual presentan, hoy más que nunca, un halo misterioso, incluso místico.

Viven en un mundo ajeno, saltando de feria en feria en sus jets privados, creando fundaciones y gastando cantidades ingentes en artistas cuyos nombres la mayor parte del público no ha oído mencionar jamás.

Poseen el glamour que siempre ha proporcionado la combinación de dinero y cultura. El dinero, a secas, puede ser vulgar, incluso despreciable, pero cuando se combina con el arte se sublima. Ellos lo saben, y convierten la escena artística en su vía de redención.

El coleccionista ya no actúa sólo. No se mueve sin su séquito. Es esencial un asistente que liquide sus inversiones y, ante todo, un Contemporary Art Special Projects Manager, o asesor artístico, figura que ha desplazado a galeristas y dealers, actuando como consejero e intermediario del coleccionista en todas sus adquisiciones. Establece estrategias, trata con galerías y artistas, y asegura el return on investment (financiero y social) de las compras.

Sus propias palabras nos muestran cómo estos personajes se ven a sí mismos.

En la vida, ganar dinero con los negocios forma parte de una dimensión; tener una familia, emociones y amigos forma parte de otra y el coleccionismo, de otra más. Es una dimensión que incluye aventura, emoción, decisiones e inversiones, no sólo una de estas cosas sino todas ellas, por eso se convierte en una aventura de por vida. Jean-Pierre Lehmann, NY, Coleccionista

Los coleccionistas son acaparadores, y probablemente pasto de psiquiatras. Marion Lambert, Ginebra, Coleccionista

No hay que vivir en el pasado, rodeado de obras que ya se han santificado. Como empresario, siento una atracción innata por las creaciones actuales. François Pinault, París, Coleccionista

Lo emocionante es la oportunidad de disfrutar diariamente de la obra, el regodeo ególatra de la posesión (el factor –mira lo que tengo-) y quizás, lo más importante, el acto de elegir y adquirir, de tomar una decisión estética personal que define tu propia personalidad en el contexto de la historia del arte… Pero, entre tanto, el dinero sí importa. Adam Lindemann, Coleccionista

Me fascina el hecho de que los ricos de todo el mundo elijan ahora coleccionar arte contemporáneo en vez de caballos de carreras, joyas o yates. Charles Saatchi, Londres, Coleccionista

No hay duda de que una gran parte del mundo del arte contemporáneo es la escena del arte. Adam Lindemann, Coleccionista

Hay una horda creciente de asesores de arte que recopilan colecciones de “cartera” para sus clientes. Charles Saatchi, Londres, Coleccionista

Si inviertes en arte, lo haces también en una actitud diferente, en una forma distinta de mirar las cosas. Es una inversión que enriquece tu modo de vida. Bruno Brunnet, Berlín, Galerista.

El arte se aprecia mucho más y el coleccionismo se ha convertido en una gran afición para mucha gente. El porcentaje de gente que tiene medios para llevarlo a cabo y está interesada en coleccionar arte es mucho mayor que en toda mi carrera profesional. Larry Gagosian, NY-LA-Londres, Galerista

Actualmente hay asesores artísticos excelentes, algunos interesados en educar a sus clientes y otros más interesados en retenerlos. Andrea Rose, NY, Galerista

Si alguien quiere reunir una colección de arte representativa de nuestra época y lugar no logrará un acceso inmediato a las obras. El sistema es relativamente cerrado, basado en relaciones de confianza, y un buen asesor artístico puede hacerlo accesible. Mark Fletcher, NY, Asesor Artístico.

¿Qué mueve el mercado? Los coleccionistas. Pero los coleccionistas no llegan como antes, cuando podías entrar y elegir. Existe un nivel de competencia que no existía hace diez años. Ahora hay que entrar incluso antes de que se inaugure una exposición o comprar a partir de un jpg. Sanford Heller, NY, Asesor Artístico.

Cuando se colecciona arte contemporáneo, no sólo se compran obras, sino una manera de vivir y el acceso a los eventos clave. Se pasa a pertenecer a una elite, ser miembro de un club. Es un estilo de vida. Philippe Segalot, NY, Asesor Artístico.

Se necesita muchísimo dinero. El coleccionismo es un pasatiempo muy caro. Los números mandan. Sólo un pequeñísimo sector de la población tiene la habilidad de crear arte y sólo un pequeñísimo sector puede permitirse comprarlo. Así de simple. El arte con mayúsculas no es democrático. Marc Gimcher, NY, Galerista

Imagen: Pumpkin, Yayoi Kusama, Art Basel Hong Kong, 2013, por See-ming Lee

COMPARTIR

SUSCRÍBETE VÍA EMAIL

Lo último en Cosimo

Sígueme en facebook

Sígueme en twitter

Pensó escribir un relato en el que un fanático se convierte a la vida hedonista tras sucesivas catas de vino… twitter.com/i/web/status/8…

Gira el rostro hacia la cámara; primer plano; mirada seductora / sonrisa ambigua #HenriLebasque pic.twitter.com/zv0WxPqH2e

Twitter Media