Mundo
IOANNA
15 enero 2014

Mi baobab. África en casa

Si ma chère amie Pepa Iturriaga fuera una persona convencional, viviría en Togo una vida de mujer de expatriado. Ça veut dire,  “señora de” sin más inquietudes. Pero no lo es. Conoció en Lomé a Marga Almendro, y crearon Mi Baobab, dispuestas a dar a conocer la artesanía del Golfo de Guinea.

En su web podemos comprar manteles individuales, fundas de almohadón, manoplas, delantales, posavasos, cajas, e incluso una línea de complementos con carteras, bolsos, collares y hasta fundas para ipad. La folie!

Nunca me cayó bien El Principito, pero tiene una frase que me encanta: Lo que embellece al desierto, es que en alguna parte esconde un pozo de agua. Et bien, lo que embellece a los productos de Mi Baobab no son solo sus colores, ni su estupendo algodón africano, ni la sensación de alegría de sus diseños, sino lo que no se ve.

Una parte de los beneficios se destina a la sanidad, colaborando con un dispensario en Lomé, y otra a sufragar gastos de educación de más de 150 niños entre 3 y 6 años, a través de la organización ASJ en diversos puntos de Togo.

El colorido de los preciosos “pagnes” data del siglo XIX. Refleja la fusión de varias culturas: los diseños de Indochina y una manera de tejer típicamente africana. Forman parte de la dote, sirven para llevar a los niños o para crear un precioso turbante.

Esto estaba pensando yo cuando vi el resultado de mi obra. Rafa (mi osito) venía a cenar. La mesa, decorada con individuales de Mi Baobab, y sobre la cama, una profusión de cojines rabiosamente africanos.

El colorido de aquellas telas me hizo sentir como una leona.

L’Afrique, toujours.

Los pedidos a Mi Baobab se realizan via web o email, con total garantía de entrega en un plazo máximo de 15 días.

COMPARTIR