Juan_Pantoja_de_la_Cruz_016 copia 2

Mírame y no me toques

15/04/2015

¿Quién se atreve a tocar una obra de arte? En los museos las normas de conservación marcan una barrera entre obra y visitante. Pero no siempre es así. Para los coleccionistas tocar es poseer. La escultura se puede recorrer con los dedos sintiendo la rugosidad del mármol y el craquelado de la policromía. Una imagen se puede besar. El fetichismo no excluye a las artes plásticas.

 

Nacho Vleming – poeta – y Bruno Ruiz-Nicoli – historiador del arte – te proponemos explorar lo que el tacto sugiere en el arte. Un viaje a través de las texturas, de lo duro y lo blando, de atmósferas aéreas y de otras que se pueden cortar con cuchillo. Desde una posición heterodoxa, nos adentraremos en lo que nos sugiere y nos repele, lo viscoso, lo aterciopelado, lo áspero y lo húmedo.

 

PLAZAS AGOTADAS.

 

Si te has quedado sin poder acudir a este Chute, envía un mail a cosimodemonroy@gmail.com y te mantendremos informado sobre los siguientes.

 

Imagen: Margarita de Austria (detalle), Pantoja de la Cruz, Wikimedia Commons

COMPARTIR

SUSCRÍBETE VÍA EMAIL

Lo último en Cosimo

Sígueme en facebook

Sígueme en twitter

Pensó escribir un relato en el que un fanático se convierte a la vida hedonista tras sucesivas catas de vino… twitter.com/i/web/status/8…

Gira el rostro hacia la cámara; primer plano; mirada seductora / sonrisa ambigua #HenriLebasque pic.twitter.com/zv0WxPqH2e

Twitter Media