• abril 21, 2013
  • TIPS

¿Realismo? No, gracias. Me quedo con Paul Klee

por Constanza Gil-Brooks

Financiero imputado en trama corrupta cazado con su amante. Así, sin más, ¡qué huevazos! Aunque la verdad es que en la foto salgo estupenda. A las pelirrojas nos sientan genial los robados. Trending Topic por un día. Mis quince minutos de gloria, supongo.

Ya le había dicho yo a Beltrán. Tú ya no eres un respetable empresario, eres un imputado. Y eso es como pasar de especie protegida a pichón en unas prácticas de tiro. No se lo tomó muy en serio.

La que sí lo ha hecho ha sido Claire, ex mujer y ex amiga, respectivamente. Después de un tremendo número, le ha echado de casa y se ha buscado una abogada que parece salida de la legión. Y así anda el hombre, en una habitación del Ritz, con dos procesos pendientes y enganchado al Lexatín.

La que son capaces de montar dos niñatos con un móvil. Claro que esta semana Beltrán ha salido en la televisión más que la Infanta, que ya es decir. Un blanco fácil.

Así que con todo este estrés, me he cogido el día para asuntos propios. Da gusto pasear por Madrid con este solecito. Para subirme la moral me he puesto un vestido muy sexy de Miu Miu. Nunca sobra que te miren.

Mi hermana Camila me llamó hace unos días para ofrecerme todo su apoyo. Hay que joderse. Como Beltrán es íntimo de su marido y ella nunca ha soportado a Claire, resulta que ya no soy una zorra. Todavía me acuerdo del jaleo con Alvarito.

En fin. Me sentará bien una buena dosis de arte. Me encanta Paul Klee. Además, a estas horas la March está desierta. Me gusta deambular por las salas vacías.

El chico es buen partido, la verdad. O lo era, no sé muy bien. A sus cuarenta y cinco está estupendo. El paddle y el golf se notan. La percha cuenta, claro. Pero en la cama no es gran cosa, para ser sincera.

Estos Klee son deliciosos. Otro mundo. Beltrán, ni idea. No creo que ni le suene. A Philip, sí. Es uno de sus favoritos. Los dibujos de flores me recuerdan a él. Sutiles y engañosamente sencillos. Lástima que esté tan lejos. Es lo que tienen los antropólogos. Siempre perdidos en la selva investigando tribus con nombres absurdos.

Y eso que yo, la verdad, soy más de italianos. Pero hay que admitir que cuando un inglés sale bien, es un cañón.

Aquel fin de semana fue una revelación. Yo pasaba unos días en Londres con los Bleighton. Philip, íntimo de Alistair, acababa de volver de las montañas de Papúa.

Sus ojos azules y el aire dejado-pero-estupendo me tumbaron en el primer round. No me hice la estrecha. Creo que no había follado tanto desde mi separación. Una máquina. Me pongo mala sólo de pensarlo.

Pensé ir a Papúa, pero no me acabo de ver yo con tanto aborigen. Aunque siempre queda la opción de la country house de su familia. Philip vuelve durante la temporada de lluvias. Muy Downton Abbey. Me veo de Lady Mary. Tentador.

El arco iris, maravilloso. Muy sugerente. Sí, Philip es muy Klee. Y muy Mahler. Con Mahler sabes que siempre se te está escapando algo. Mantiene el misterio. Beltrán es más Beethoven. Lo que se ve es lo que hay, tanto en los scherzos como en los adagios. Aunque ahora el tono es más bien fúnebre.

Bueno, me parece que voy a tener que comer algo, que desfallezco.

Estado Puro es perfecto para venir sola. El people watching da mucho juego. La que va con el alemán es su amante. Demasiado cariñoso. Y a ésa está a punto de tirarle los tejos el de la corbata. Qué rico el pulpo.

¡Mira que caer en la tentación de los Jimmy Choo! No tengo remedio. Eso me pasa por bajar por Lista. Siempre me pasa lo mismo. El bolso de Michael Kors queda aplazado para el mes que viene. Pero la verdad es que son ideales. Voy a estar estupenda con ellos.

Un mensaje de Beltrán. Ya decía yo. Demasiada tranquilidad. A ver éste qué dice. ¿Cenamos en El Paraguas? Qué pereza. Trajes azul marino y ellas monas, pero recatadas. Con perlas, a ser posible. Había jurado no salir con nadie que me llevase a sitios así.

Aunque pensándolo bien, allí por lo menos no nos insultarán. Son todos de su cuerda. Igual hasta nos encontramos con algún otro imputado. Ahora hay muchos.

Me estoy distrayendo. Directa al Thyssen, que se me hace tarde.

Harleys, botes de ketchup y autocaravanas. No son para mí. El hiperrealismo me satura. Aunque seguro que le encantan a Beltrán. En cuanto ve algo que lleva motor y que supera los cinco ceros se vuelve loco.

No, si al final, va a tener razón Cósimo. ¿Pero Constanza, qué haces tú con éste?, me dice. Sí, vale, encantador, guapete y por el momento, con una buena cuenta corriente. Pero a ti te va otra cosa. Te conozco. Y es verdad. Me conoce.

Éste tiene gracia. Me encantan los Beetles rosas. La técnica es perfecta. Pero no, no me provoca. Demasiado real. Y los excesos de realidad son fatales para la salud. Me quedo con Klee.

¿Y qué hago con Beltrán? Bueno, esta noche vamos a cenar, y ya veremos. La verdad es que Papúa pilla un poco a trasmano. Pero vuela Emirates, creo. Habrá que mirarlo.

Si os ha gustado el monólogo de Constanza, os gustarán sus anteriores Planes: De Louise Bourgeois y otras panteras y más recientemente: París con caídas y recaídas.


Plan Cósimo


Constanza visita la exposición Paul Klee, maestro de la Bauhaus en la Fundación March de Madrid, que se mantendrá hasta el 30 de junio. Come en Estado Puro, en el hotel NH Paseo del Prado, Plaza de Neptuno. Las tapas de Paco Roncero son una opción estupenda para tomar algo entre exposición y exposición, con Prado, Thyssen y Caixaforum a tiro de piedra. Buenísimos los mejillones tigre y el pulpo con vinagreta de mango y setas.

A pesar de lo que dice Constanza, el restaurante El Paraguas ofrece una magnífica cocina asturiana en un entorno, eso sí, de lo más conservador.

El Museo Thyssen presenta una exposición sobre el hiperrealismo, movimiento surgido en Estados Unidos en los años 60 que, a partir de la fotografía, logra efectos de una gran definición, nitidez y detallismo. Se mantendrá abierta hasta el 9 de junio.

Créditos: imágenes de obras de Paul Klee y obras hiperrealistas, cortesía de la Fundación March y del Museo Thyssen, respectivamente; imagen de Estado Puro, cortesía del restaurante; zapatos Jimmy Choo por danxoneil; selva de Nueva Guinea, por wallygrom; aborigen Huli, de Wikicommons Media.


COMPARTIR

SUSCRÍBETE VÍA EMAIL

Lo último en Cosimo

Sígueme en facebook

Sígueme en twitter

Fetch Tweets: Sorry, that page does not exist. Code: 34

INSTAGRAM